Samsung

Samsung Galaxy Tab S

Para ser una cámara de tablet la calidad no está nada mal. Sus 8 megapíxeles consiguen unas fotos aceptables, aunque con bastante ruido si no tenemos mucha iluminación. El enfoque es bastante rápido y suele acertar a la primera. Si no, siempre podemos tocar la pantalla para cambiarlo. Es un apartado, este de la cámara, que no nos preocupa demasiado, ya que no es la función principal de estos dispositivos.

Otra de las características más importantes en estos dispositivos es la batería. Con 4.900 y 7.900 mAh y el modo ​Ultra-Power Saving, los nuevos Galaxy Tab S prometen horas y horas de entretenimiento sin tener que preocuparse de recargar la batería del dispositivo.

Las Samsung Galaxy Tab S están disponibles con dos opciones de conectividad: WiFi o WiFi y 4G, y contarán con 3 GB de memoria RAM y 16GB o 32 GB de almacenamiento interno + ampliación vía MicroSD (hasta 128GB).

Los usuarios podrán elegir entre versiones de 10.5 y 8.4 pulgadas, en colores bronce ‘titanio’ o blanco ‘deslumbrante’. En España, los precios oficiales son: 399€ para la Tab S 8.4 WiFi y 499€ para la Tab S 10.5 Wifi. Las versiones con LTE, como es habitual, son algo más caras.

Como resumen, podemos deciros que no vais a tener ningún problema de rendimiento, ni de fluidez, aunque no sea este el apartado que más destaque en el dispositivo. No es el terminal más fluido que hemos visto, pero tiene un hardware más que suficiente para correr cualquier app o juego que podáis necesitar, y durante la reproducción multimedia el resultado es exquisito.

A su favor porque un usuario que esté acostumbrado a la interfaz de Samsung -y además le guste- es casi un cliente para toda la vida, puesto que buscará la familiaridad de lo que ya conoce. En su contra, porque muchos usuarios están acostumbrados a una interfaz Android más sencilla, más ‘stock’, y menos ‘complicada’.

La reproducción de vídeo es, quizá, lo mejor del dispositivo, ayudado claro está por su gran pantalla. Puede reproducir vídeo hasta 2.560 x 1600, a 30fps, aunque la cámara sólo graba Full HD, también a 30fps. Si lo tuyo es usar la tablet para ver películas o series, ésta es tu tableta.

Además de la pantalla, una de las características que más destacan en las nuevas tablets de Samsung, las Galaxy Tab S 8.4 y 10.5, es su diseño. Ambos modelos son finos y ligeros, con 6.6 milímetros y tan solo 465 gramos de peso (10.5 pulgadas) y 294 gramos (el modelo de 8.4 pulgadas). El peso es para los modelos WiFi en ambos casos.

En la parte delantera contamos con un botón físico de inicio -de nuevo, exactamente igual que el del S5- y dos botónes táctiles de menú y atrás flanqueándolo. En la parte superior encontramos la cámara delantera, con 2 megapíxeles de resolución. En la parte trasera se encuentra la cámara principal de 8 megapíxeles con flash LED.

En el borde derecho contamos con la entrada microUSB para conexión y carga y la ranura para insertar una microSD y poder así ampliar la memoria del dispositivo, hasta 128GB más.

En el borde superior tenemos el botón de inicio y el de volumen, además de un puerto de infrarrojos para, por ejemplo, usar la tablet como mando a distancia para tu televisor, entre otros usos.

La nueva pantalla Super AMOLED de las Galaxy Tab S abarca más del 90% de la cobertura estándar Adobe RGB, por lo que promete colores muy vivos, algo que podréis comprobar en los vídeos e imágenes que acompañan a este análisis. Además, su contraste es de 100.000:1, también récord del mercado hasta la fecha.

A nivel de hardware, la Samsung Galaxy Tab S cuenta con 3 GB de RAM, como era de esperar, superando a todos sus competidores directos. Hay modelos de 16 GB o de 32 GB aunque, como ya hemos dicho, podemos ampliar memoria via microSD hasta 128GB. El procesador es un Exynos Octa de Samsung, compuesto de dos quad-core a 1.9 GHz y 1.3 GHz respectivamente.

Cuenta con todas las opciones de conectividad: ANT+, USB 2.0, Jack 3.5mm, MHL, WiFi 802.11 ac, MIMO, WiFi Direct y Bluetooth 4.0. No cuenta, eso sí, con DLNA, tampoco con NFC, algo que nos ha sorprendido bastante.

Cuando hablamos del software de un dispositivo Samsung siempre acabamos en lo mismo: personalización. El fabricante coreano es el que más personaliza la interfaz de sus dispositivos, y esto es algo que juega, al mismo tiempo, a su favor y en su contra.

Especificaciones Técnicas

Marca: Samsung
Modelo: Galaxy Tab S 10.5
Tipo: Tablets
Dimensiones: 177.3 X 247.3 X 6.6 Mm
Peso: 465 G
Sistema Operativo: Android KitKat
Tamaño Pantalla: 10.5”
Resolución De Pantalla: 2560 X 1600 (WQXGA)
Tipo De Pantalla: Super AMOLED
Procesador: Exynos 5 Octacore (1.9 GHz QuadCore + 1.3 GHz Quadcore)
Memoria RAM: 3 GB
Almacenamiento: 16 O 32 GB + MicroSD Hasta 128 GB
Cámara Trasera: 8 Mpx Con Autofocus Y Flash LED
Cámara Frontal: 2.1 Mpx
Vídeo: Full HD 30fps
Batería: 7.900 MAh
Precio de lanzamiento: € 499.00

  • Diseño 80%
  • Batería 90%
  • Rendimiento 90%
  • Pantalla 100%
  • Cámara 80%